Expertos dialogan con comunidad USM sobre reforma constitucional

13 · mayo · 2015

En una actividad que reunió a profesores y estudiantes, los constitucionalistas Manuel Núñez y Christian Viera expusieron y discutieron sobre los motivos y consecuencias de una eventual reforma a la Constitución Política Chilena.

IMG_6219Con el objetivo de analizar temas que actualmente se debaten en torno a la Constitución Política de Chile, especialmente su mantención, derogación o modificación, se reunieron en la Universidad Santa María dos expertos constitucionalistas de la región, quienes ofrecieron sus puntos de vista a la comunidad universitaria en el marco de los Coloquios de Humanidades 2015, organizados por el Departamento de Estudios Humanísticos (DEH) del Plantel.

Se trató del Dr. Manuel Núñez, profesor de Derecho Constitucional de la PUCV, Director del Programa de Magíster en Derecho de la misma casa de estudios y Consejero del Instituto Nacional de Derechos Humanos; y el Dr. Christian Viera, profesor de Derecho Constitucional de la UV, Integrante del Comité Académico del Doctorado en Derecho de la misma casa de estudios, y Coordinador del Núcleo de Investigación Derecho y Ciudadanía.

La académica encargada de la organización del coloquio, Lorena Zuchel, dio la bienvenida al centenar de estudiantes –tanto sansanos como de otras casas de estudios– que asistieron a la actividad y los invitó a hacerse parte de la discusión pública en torno a la carta fundamental vigente. “Como lo ha dicho la Presidenta Bachelet hace algunas semanas, seguramente vamos a entrar en un proceso constituyente, y como estudiantes, les compete saber de qué manera podemos abordar este proceso, qué cabida tenemos en esta conversación como comunidad universitaria, y como ciudadanos”, dijo.

Un problema de legitimidad

En su presentación, el profesor Christian Viera enfatizó que si bien éste es un tema que aparenta ser técnico, la Constitución es una norma sobre todo política, lo que hace necesario que la discusión sobre su modificación se abra a la ciudadanía. Asimismo, el constitucionalista planteó los problemas de legitimidad que dan origen a la carta actual, gestada en dictadura, y su posterior proceso de reforma, enfatizando que el problema no estriba tanto en su génesis o contenidos, sino en la hermenéutica con la que hemos ido permitiendo que una determinada forma de país se vaya delineando.

“Muchas constituciones en el mundo también tienen orígenes ilegítimos, pero es el paso del tiempo y el uso que les da la comunidad política lo que las legitima”, dijo Viera, aludiendo a las dificultades que presenta la carta fundamental de 1980 al ser creada por los militares basándose en un poder auto-atribuido.

“Yo creo que la Constitución chilena tiene un problema de déficit de legitimación de ejercicio, no hay legitimación posterior. Esto porque hay una serie de enclaves, de “trampas” que han impedido transitar hacia estados de mayor participación democrática en esta norma, que es una estructura jurídica política de la convivencia”, explicó el experto.

Respecto al cuestionamiento de la legitimidad, el académico Manuel Núñez, en tanto, sostuvo que “decir que la Constitución de 1980 es ilegítima de manera global, como un todo, no es correcto, porque ésta no es ninguna obra original”.

Para el académico de la PUCV, la actual carta fundamental “es una especie de “collage” donde hay una mezcla en que los redactores, todos quienes han participado en el proceso de esa constitución, fueron poniendo párrafos tomados de otros instrumentos constitucionales e internacionales, por lo tanto decir que todo lo que hay allí es atribuible a la dictadura creo que podría ser conversable”.

Diálogo ciudadano

charlaAmbos especialistas, sin embargo, concuerdan en que es importante que los debates respecto a la carta fundamental chilena sean discutidos por comunidades universitarias. “Las universidades están para discutir las verdades oficiales y criticarlas, someterlas al escrutinio de la razón, independientemente de cuáles sean las convicciones políticas de los profesores y los estudiantes. Por eso me parece que ésta es una iniciativa a felicitar, sobre todo en una universidad eminentemente técnica como ésta”, dijo Manuel Núñez.

Asimismo, ambos expertos y académicos de Escuelas de Derecho de la región, enfatizan en que las discusiones sobre la constitución no solo deben darse entre personas y profesionales netamente dedicados al tema, sino transversalmente por toda la población. “En rigor, una universidad técnica o de humanidades no debiera ser ajena a esta discusión, porque ésta es una discusión política, de ciudadanos, donde nadie es más ciudadano que otro”, acotó el Dr. Núñez.

“El debate constitucional siempre parece estar encargado a especialistas, principalmente abogados, y si son Doctores o académicos reputados en el área del Derecho Constitucional, tanto mejor, como si eso nos diera auctoritas para hablar con seguridad sobre temas constitucionales”, afirmó en tanto el Dr. Viera. “Sin embargo, la Constitución es una norma que reclama el pluralismo político. En ese sentido, en esta Universidad, antes que estudiantes de Ingeniería, lo que hay son personas, y esas personas son ciudadanas, por lo tanto tienen que participar –o deberían participar– en el debate constitucional, porque éste congrega a toda la comunidad, no solamente a los especialistas”, enfatizó.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.