Humedal de Concón: los riesgos de no preservar una reserva vital

13 · julio · 2015

Pablo Genovese, ingeniero en Diseño de Productos de la USM e integrante de un proyecto conjunto de la Casa de Estudios y la Fundación Kennedy para la oxigenación eólica de estas zonas cubiertas de agua, se refiere a la importancia que tienen para los ecosistemas, además de entregar recomendaciones enfocadas en su protección.

HumedalLa proliferación de industrias que se concentran en perímetros muy reducidos y en medio de asentamientos urbanos establecidos que, además, se expanden exponencialmente, es algo que preocupa a los entendidos. Algo que se suma a los derrames de petróleo, las intoxicaciones con azufre –como la que afectó a niños y profesores de la Escuela La Greda el año 2011–,  la presencia de termoeléctricas y la sequía, todo lo cual ha encendido las alarmas de la autoridad responsable de aplicar sanciones y establecer medidas de orden preventivo, según cada caso.

En este contexto, el hermoso balneario de Concón también está en la mira. Hace dos décadas, ninguno de sus habitantes hubiese imaginado que tuviese que ser incluido dentro de las comunas más afectadas por las emanaciones propias de la actividad industrial. Desafortunadamente, los últimos sondeos realizados en el lugar por el Ministerio del Medio Ambiente detectaron altos índices de material particulado fino MP2,5.

Sin ir más lejos, la comuna está incluida en el Programa de Recuperación Ambiental y Social, como parte del Plan de Descontaminación Ventanas. Y es que además de las emisiones de material particulado, los expertos están preocupados por la contaminación de las aguas que, ante la escasez de esta, tienen a los humedales cumpliendo un papel relevante como reservas de este vital recurso. Y es precisamente Concón donde está situado uno de ellos.

En ese sentido, el Ingeniero en Diseño de Productos de la Universidad Técnica Federico Santa María, Pablo Genovese, quien participó en la implementación de un proyecto de oxigenación eólica para humedales (“HumeO2”), junto a la Fundación Kennedy, cree que estos “son fundamentales para la conservación de los ecosistemas, cubriendo a nivel mundial más de 700 millones de hectáreas. En Chile no existe un catastro oficial de humedales, debido a la gran cantidad de estos y al carácter esporádico de algunos”.

Dada su importancia, y particularmente a propósito de las denuncias por la conformación de microbasurales en los alrededores del humedal de Concón, Pablo Genovese pone relevancia en el factor educativo para “potenciar el lugar, transformarlo en un hermoso paseo y generar conciencia sobre la importancia de estos santuarios de la naturaleza, porque una comunidad informada entenderá la importancia de los humedales y ayudará a su preservación”.

En cuanto a la implementación de un plan de descontaminación en las comunas saturadas de material particulado, para Pablo Genovese no basta con esto, de hecho considera que sería una medida insuficiente porque “el monitoreo debe ser permanente, sobre todo en localidades altamente pobladas como Concón”. Asimismo, considera en relación a las empresas que “claramente no existe una preocupación, puesto que actúan solo cuando la ley se los exige; allí radica la importancia de generar un proyecto de ley que multe y sancione la contaminación de los humedales”.

En rescate de los humedales

El proyecto de oxigenación eólica de humedales (“HumeO2”), iniciativa emprendida conjuntamente por la USM y la Fundación Kennedy, surge a raíz de un diagnóstico en que se identifica un nulo mantenimiento y descontaminación, debido al desconocimiento sobre estos, además del calentamiento de las aguas, el estancamiento y disminución del oxígeno presente en estas, la disminución de la biodiversidad del lugar, la aparición de plagas, algas y musgos no deseados y la posible desaparición de los humedales.

Aunque se han realizado procesos de recuperación de estos humedales, lo que se observa es que con el paso del tiempo estos vuelven a ser descuidados. “HumeO2” tiene como objetivo, entonces,  precisamente crear algún sistema o mecanismo simple que sea capaz de entregar una mantención periódica, una vez que son recuperados.

Por este motivo, se propuso la creación de un sistema simple de oxigenación y de regulación térmica mediante la utilización de energías alternativas, para de esta forma reducir el impacto ambiental. Se trata de un sistema tipo bomba que mediante un pistón toma aire de la atmósfera para llevarlo hasta las profundidades del humedal.

Sus ventajas son los bajos costos en comparación a las tecnologías existentes, la no utilización de energía, su fácil instalación, el no requerir demasiado mantenimiento, además de generar un atractivo visual.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.