Sepa cuáles son las tendencias en materiales para teléfonos móviles

14 · julio · 2015

Augusto Vargas, profesor del Departamento de Diseño y Manufactura de la USM Viña del Mar, analiza el momento de los teléfonos celulares y hacía donde apunta la tecnología.

Augusto VargasEl mundo avanza a pasos agigantados y junto con ello la tecnología da muestras de ir cada vez más adelantada. Ya no es extraño ver como las grandes marcas lanzan equipos móviles inteligentes cada vez más avanzados.

En este contexto Augusto Vargas, profesor del Departamento de Diseño y Manufactura de la USM Viña del Mar,  sostiene que los principales avances y tendencias van en una dirección bastante clara.

“Al parecer el progreso de la telefonía móvil ha quedado un tanto detenida en los últimos años, sin embargo la investigación con nuevos materiales como el grafeno y los avances en el campo del software y el hardware permiten pronosticar que la forma en que conocemos los teléfonos inteligentes sufrirá un gran cambio”, afirma.

Un claro ejemplo es que las pantallas, hoy por hoy, son de mayor tamaño y con mejores resoluciones. “Hace poco se conocía la tecnología capaz de seguir la posición de los ojos del usuario mediante cámaras situadas delante del teléfono, con capacidad para detectar desde dónde se mira la pantalla y mostrando la imagen en función de cómo los ojos se muevan. Por otro lado, las pantallas holográficas para teléfonos inteligentes se han convertido rápidamente en un foco de atención para las empresas dedicadas a este rubro”, comenta Augusto Vargas.

En cuanto a los nuevos materiales, el profesor de la USM Viña del Mar, manifiesta que el grafeno podría ser el material del futuro, “gracias a sus múltiples aplicaciones podría emplearse en la fabricación del cuerpo de los teléfonos inteligentes debido principalmente a su alta resistencia, su excelente condición de conductor termoeléctrico, su flexibilidad y su ligereza, siendo extremadamente duro pero pudiendo ser a la vez lo suficientemente delgado”.

Baterías de larga duración

¿A quién no le ha pasado que teniendo su teléfono móvil cargado al 100%, en solo unas horas de uso la batería de descarga por completo? Sin duda este punto es un tema con el cual los fabricantes han tenido que lidiar siempre. Al respecto Augusto Vargas menciona que “diferentes grupos de investigadores desean lograr una batería de larga duración o de lo contrario un dispositivo capaz de cargar las actuales baterías en el menor tiempo posible, llegándose a probar que algunos casos se han cargado hasta en menos de un minuto. Tal es el caso de la incorporación de las celdas fotovoltaicas en los teléfonos móviles, que no solo permiten recargar en breve tiempo, sino que además la carga perdure por varias semanas”.

Para el profesor, lo más probable es que de aquí a unos años más los teléfonos inteligentes como tales ya no existan, puesto que con los avances tecnológicos, se espera que en el futuro todo lo que rodee a la población sea inteligente. “Siempre existe la posibilidad de que los teléfonos móviles detengan su evolución y no cambien mucho ni en sus formas ni en características, debido por ejemplo a la durabilidad de las baterías. En ese sentido, basta pensar en el avance de los automóviles, éstos justamente no han evolucionado tanto en casi dos décadas y en ese sentido, los teléfonos del futuro podrían verse simplemente como se ven hoy”, acota el profesor.

Principales innovaciones

Los grandes fabricantes de teléfonos móviles inteligentes ya han dado atisbos sobre la dirección en que se enfocan las principales innovaciones en este tema. Es así como una de las grandes empresas de teléfonos inteligentes pronostica que los teléfonos jamás queden obsoletos y que puedan actualizar su software y su hardware sin mayores problemas para estar de esta forma vigentes, pretendiéndose por otro lado fabricar teléfonos que sean armables y con piezas intercambiables, según las necesidades de cada usuario.

Asimismo, otra compañía apunta a tener celulares con pantallas completamente flexibles: “Unos han sido presentados con la característica de poder guardarse enrollados en una caja plástica y otros como una tablet capaz de doblarse a la mitad para convertirse en teléfono móvil”, dice Vargas, quien agrega que “una tercera empresa ha fabricado un prototipo que está en fase de desarrollo y que consiste en una pulsera plástica que será capaz de proyectar en el antebrazo la pantalla completa de un teléfono móvil, siendo la piel la interfaz táctil. Si bien este aparato es literalmente futurista, requeriría de un teléfono inteligente para hacer llamadas telefónicas, sin embargo no sería ilógico pensar en una versión que tenga un teléfono integrado”.

Para concluir el profesor señala que “los teléfonos del futuro seguramente serán sólo una parte más de un gran sistema de dispositivos inteligentes que estarán disponibles en el mundo. Las pantallas serán transparentes, flexibles o de papel, y se proyectarán en nuestro antebrazo. Los teléfonos serán armables y existirán medios que permitan comunicarnos con los demás sin usar las redes telefónicas. Estos son los aspectos que concurrirán en un futuro que cada vez se ve más cercano”.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.