USM integra proyecto que potencia la innovación tecnológica en la industria minera

31 · julio · 2018

A través de la creación del Centro Nacional de Pilotaje para la Minería, un consorcio conformado por cuatro universidades y una asociación gremial del rubro, busca promover y validar el desarrollo de tecnologías producidas en el país, agilizando su proceso de integración al mercado.

Emprender no es una tarea sencilla, y hacerlo en base a la innovación tecnológica, mucho menos. Si a eso se le suma la dificultad de ingresar como proveedor a una industria como la minera -en que cualquier error procedimental puede costar cientos de millones de dólares-, las posibilidades de entrar al mercado parecieran ser muy ínfimas, al menos para aquellos que no cuentan con la validación tecnológica de sus productos en ambientes similares.

Como una forma de responder a esta problemática, es que nace el proyecto que crea el Centro Nacional de Pilotaje para la Minería, una organización independiente de derecho privado y sin fines de lucro, que espera agilizar el proceso de adopción de nuevas tecnologías en el mercado, a través de la prueba y certificación de productos y servicios aplicados a esta área productiva.

A cargo de esta iniciativa se encuentra un consorcio conformado por cuatro instituciones académicas líderes en investigación y desarrollo: Universidad de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Técnica Federico Santa María y Universidad de Antofagasta, además de la Asociación Gremial de Empresas Proveedoras para la Minería, Minnovex.

Con un financiamiento aproximado de 18 mil millones de pesos, aportados por la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), sus socios fundadores y co-ejecutores, quienes trabajan en el proyecto esperan que, luego de diez años, este Centro sea autosustentable y logre consolidar una posición importante dentro de la industria minera.

Para conseguirlo, la nueva organización traza como sus principales metas: detectar, promover y contribuir al desarrollo y validación de nuevas tecnologías para la minería, a través de su evaluación en condiciones iguales o cercanas a la escala real, proporcionando sellos de certificación reconocidos por el medio y controlando la incertidumbre que genera introducir nuevos productos y servicios en procesos de producción activos.

Para el profesor del Departamento de Electrónica de la USM, e integrante del comité directivo del nuevo Centro de Pilotaje, Jorge Pontt, esta nueva entidad es muy necesaria, ya que “la industria minera chilena es muy exigente, de clase mundial y, por lo tanto, las empresas exigen el mejor desempeño técnico y de servicios a la hora de comprar equipos y contratar servicios”.

“Si un proveedor logra desarrollar un buen producto, pero no demuestra que ya ha sido empleado y usado en condiciones relevantes de operación, es muy difícil que una empresa minera decida adquirirlo. Por esa razón la industria se nutre, generalmente, de muchas ofertas provenientes del extranjero, ya que poseen espacios de pilotaje y certificación, aunque ellas no necesariamente consideren variables geográficas y ambientes industriales exigentes, tan particulares como los que hay en Chile”, agrega el profesor, que además es Director del Centro de Automatización y Supervisión para la Industria Minera (CASIM) de la Universidad.

Etapas del proyecto

Actualmente, el Centro Nacional de Pilotaje para la Minería se encuentra en los primeros seis meses de los tres años que dura la etapa inicial del proyecto, que aspira a concretar la formación del Centro, la adquisición de competencias, personal calificado e instalación de procedimientos de certificación. Posteriormente, durante cuatro y tres años, respectivamente, se completarán las etapas de inserción y consolidación del centro en el sector productivo.

Para ello, y en cada una de las fases de la iniciativa, el Centro de Pilotaje contará con el respaldo de una red de centros de referencia nacionales e internacionales, donde destacan dos universidades: Technical University of Munich (Alemania) y Montan Universität (Austria), quienes ayudarán completar el desarrollo de metodologías y entrenamiento adecuados para los estándares globales de validación tecnológica.

Asimismo, entre los co-ejecutores del proyecto, se encuentran ocho reconocidos agentes del mundo minero en Chile: Centro de Investigación JRI, Centro de Investigación Minera y Metalúrgica (CIMM), Codelco Tech, Ecometales, Enami, JKTech, Minera San Pedro y Minera Valle Central, quienes aportarán con sus capacidades y especialidades a la construcción y consolidación del Centro.

Respecto a las tareas inmediatas para la formación de la organización, Jorge Pontt detalla que las instituciones socias del consorcio están en una instancia consultiva de los estatutos del Centro, mientras que, en la parte operativa del proyecto, se está realizando un estudio de mercado que permita definir en dónde existe una mayor demanda de servicios, permitiendo orientar en ese sentido las decisiones futuras de la entidad.

“Será muy interesante llegar a la etapa de desarrollo de las faenas de pruebas, en donde tenemos que conseguir acuerdos con las empresas, tanto en las áreas de trabajo, como en el equipamiento disponible, los espacios por habilitar, el dimensionamiento de costos, seguridad de operaciones y la confidencialidad de los procedimientos, que en este tipo de mercados son muy relevantes, dada la necesidad de proteger la propiedad intelectual de los proveedores que deseen pilotar sus productos”, agrega Pontt.

Avanzar hacia una minería sustentable

Si bien el peso de la minería en el Producto Interno Bruto del país ha bajado en la última década, pasando de representar un 20,5% en 2007 a un 9% en 2017, esta sigue siendo la principal actividad de la economía nacional. Según Jorge Pontt, el escenario que vive este sector presenta desafíos y oportunidades que hay que enfrentar, para aprovechar al máximo el potencial que el país tiene en cuanto a recursos materiales y humanos.

En esta misma línea, el presidente de Minnovex, Juan Cariamo, señala que “los estudios más recientes en esta materia indican que no solo en el norte grande vamos a tener una concentración importante de minerales; en la zona central la cordillera está llena de ellos, por lo que se seguirán abriendo caminos para la explotación minera en Chile”.

“No obstante, ¿es posible creer que las comunidades van a aceptar esta actividad, tal cual es ejecutada hoy? Mi hipótesis es que no, yo creo que para llegar a concretar esto, tendremos que desarrollar tecnologías y fórmulas distintas de explotación, integrando siempre a las comunidades, haciendo sintonía con ellas, de modo que podamos aunar el impulso productivo con la formación de capital humano”, agrega Cariamo.

En este sentido, el proyecto contempla capacidades e infraestructura para prácticamente todas las etapas y procesos del negocio minero, como las operaciones de perforación, tronadura, carguío y transporte, procesamiento y concentración de minerales, hidroelectrometalurgia, fundición, refinería y relaves. Además, la iniciativa considera una línea transversal de smart mining, sensorización y monitoreo, que aborda los desafíos de la industria, considerando la adaptación a la naturaleza de la tecnología a escalar.

Respecto al rol que puede asumir el Centro Nacional de Pilotaje para la Minería en la explotación de nuevos yacimientos de minerales en el centro sur del país, el profesor Jorge Pontt puntualiza que “es posible diseñar minas inteligentes, más eficientes, sustentables y menos contaminantes”, pero advierte que la incógnita a resolver es el manejo de relaves en zonas agrícolas: “es complicado, pero hay que avanzar hacia procesos circulares, que se hagan cargo de sus residuos”, complementa el profesor.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.