USM avanza en la implementación de programa institucional para la inclusión

3 · enero · 2019

La iniciativa que opera desde 2017 en todos los campus y sedes, entrega apoyo y acompañamiento a los estudiantes de la USM que presentan alguna discapacidad.

El ingreso de estudiantes con discapacidad en la educación superior no es algo reciente, sin embargo, desde 2017 y de manera gradual, se dio inicio al Programa de Inclusión de la Universidad Técnica Federico Santa María. En la actualidad, la iniciativa cuenta con más de 30 alumnos participantes, y funciona de forma transversal en todos los campus y sedes.

La base y éxito del programa está en la coordinación de los apoyos existentes en la Universidad para todos los estudiantes, pero con las adecuaciones necesarias para que enfrenten los desafíos académicos y la vida universitaria, minimizando las barreras. En este sentido, Teresita Arenas, Directora de Relaciones Estudiantiles de la USM, señala que “es muy importante destacar el compromiso y arduo trabajo que han desarrollado los profesores, funcionarios, ayudantes, algunos de ellos del CIAC, y los monitores de los estudiantes sansanos que forman parte del programa, pues son ellos quienes están diariamente realizando las adecuaciones y generando las mejores estrategias para el aprendizaje del estudiante”.

 

Marcela Liberona, encargada del Programa de Inclusión del Campus Casa Central Valparaíso, perteneciente a la Dirección de Relaciones Estudiantiles; explicó que “esta iniciativa apunta específicamente a apoyar y acompañar a los estudiantes con discapacidad, que estén matriculados en la USM. Entre las acciones que realizamos para los estudiantes del programa de inclusión, es sugerir algunos ajustes menores en relación al material de estudio, tiempos, atenciones profesionales en forma prioritaria, entre otros; todo en conformidad al diagnóstico de cada estudiante y atingente a su necesidad”.

El Programa de Inclusión se basa en 4 líneas estratégicas: plan de apoyo y acompañamiento; plan de vinculación de redes internas y externas; plan de formación y capacitación; y finalmente, el plan de sensibilización y difusión. De forma más específica, el plan de apoyo y acompañamiento, se ejecuta mediante un modelo integral que sugiere al estudiante un plan de intervención individual, teniendo en consideración el respeto por los derechos humanos y el respeto a la diversidad.

Este 2018 ingresó el primer alumno con discapacidad visual a la institución, lo que aceleró el ritmo de las adecuaciones para este tipo de discapacidad, “también generó una profunda reflexión sobre, cómo estamos trabajando el tema de la accesibilidad y la plena inclusión”, agregó Marcela Liberona. El alumno a la fecha, ha aprobado todas sus asignaturas y continúa con apoyo y acompañamiento permanente de sus profesores, compañeros, monitores y de toda la comunidad sansana. Para el 2019, se espera el ingreso por el programa Propedéutico de la USM, otra estudiante con discapacidad visual.

Vinculación institucional interna y externa

Si bien existe un avance respecto de la inclusión en nuestro país, la inserción en carreras de ingeniería es un campo poco explorado. Es por esta razón, que el trabajo en red ha sido fundamental para el desarrollo del programa, y en este marco, los profesionales del área han establecido vínculos estrechos con otras casas de estudio del país, para compartir experiencias y buenas prácticas. Algunas de ellas son el CRUV (Consejo de Rectores de Valparaíso), AUR (Asociación de Universidades Regionales) y RESI (Red de Educación Superior Inclusiva Nacional y Regional), entre otras.

Por otra parte, la interacción entre las distintas unidades de la USM, ha sido relevante para poder satisfacer las necesidades de los estudiantes que lo requieren. “El gran avance del programa, que lleva poco tiempo, ha sido gracias a la vinculación interna y la articulación entre todos los colaboradores”, agrega Marcela Liberona.

Por consiguiente y para fortalecer el cometido, la Dirección de Relaciones Estudiantiles, a través de este programa, realizó capacitaciones en formación de monitores inclusivos para iniciativas estudiantiles y programas USM como, Programa de Tutores, JIM, Escuela Santa María, Magos USM, Ayudantes de CIAC entre otros. Otra línea del programa, es la formación de funcionarios, donde se generó un curso de lengua de señas para la Biblioteca USM de la Sede Viña del Mar, una jornada de “Abordaje de estudiantes con Trastorno Espectro Autista (TEA)” para profesores del Campus Casa Central Valparaíso y la formación en inclusión para guardias, servicios de alimentación y secretarias en el mismo recinto. Para el 2019 ya están agendadas estas capacitaciones para todos los campus y sedes.

 De la misma manera, y para asegurar que los estudiantes con discapacidad dispongan de todas las herramientas necesarias, el Programa de Inclusión, a través de los diferentes servicios de la universidad, ha adquirido equipamiento especializado como por ejemplo: el software para tomar apuntes Dragon Naturally Speaking, el software Job Access With Speech (JAWS), y el lector de pantalla más popular del mundo, además de balones adaptados con sonido para los ramos y talleres que involucren actividad física, además habilitarse un punto inclusivo en la Biblioteca Central con lector de pantalla, lupa y los softwares anteriormente señalados.

Un aspecto a destacar es la adecuación y adaptación de material, realizado por el Centro Tecnológico de la Biblioteca USM, quienes han impulsado la incorporación de un monitor inclusivo de adaptación de material para asegurar los recursos de estudio necesarios para las clases de los estudiantes, así también, realizan la adaptación del material a través de modelos manipulables, macrotextos, impresión en relieve y braille.

Transición a la inclusión laboral

Desde el 1 de abril de 2018, está vigente la ley 21.015 que incentiva la inclusión de personas con discapacidad al mundo laboral, la cual establece una cuota de 1% de contratación obligatoria para empresas públicas y privadas, con más de 100 empleados. En esta materia, la Universidad está avanzando en sus propios procesos internos, para asegurar la empleabilidad de sus estudiantes con discapacidad, que están ad portas de titularse. Frente a esto, Teresita Arenas señala que “el programa de Inclusion USM contempla apoyos de forma gradual, durante la vida universitaria de manera que cuando el estudiante se titule sea autónomo y esté preparado para la inserción en la vida laboral”.

Ante este escenario, Marcela Liberona señala que “hay muchas personas que se comunican con nosotros, para realizar intermediación laboral. Sin embargo, nosotros buscamos generar un contacto directo con los empleadores, para asegurarnos que los alumnos obtengan un empleo de calidad y que sean contratados por sus capacidades profesionales y no por la cuota de discapacidad, ya que hablamos de profesionales sansanos”, concluye.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.